Antecedentes

Cada año mueren 5.720 personas en la Unión Europea como consecuencia de accidentes relacionados con el trabajo, según las cifras de EUROSTAT . La Organización Internacional del Trabajo estima que 159.500 trabajadores mueren además cada año de enfermedades profesionales en la UE. Tomando ambas cifras en consideración, se estima que cada tres minutos y medio alguien en la UE muere por causas relacionadas con el trabajo, y que cada cuatro segundos y medio un trabajador de la UE está implicado en un accidente que le fuerza a estar en casa por lo menos tres días laborables.

Por otra parte, según otro informe de EUROSTAT, en los EU-15, “el índice de accidentes es más alto en pequeñas empresas”. Además, el informe explica que:

“… el índice de incidencia de accidentes en el trabajo es más alto en unidades locales de tamaño pequeño y mediano con respecto a las unidades locales que emplean a más de 250 trabajadores. Esta tendencia es particularmente clara en los sectores de fabricación, electricidad, abastecimiento de gas y agua, y construcción.”

Se ha demostrado que estos incidentes cuestan a las Pymes tiempo y disponibilidad de experiencia humana específica, lo cual se traduce directamente en dinero y en competitividad. Además, lo inverso es también verdad: el reducir los tiempos de entrada en el mercado y la fabricación de alta velocidad son consecuencias que pueden llevar a riesgos potencialmente mayores para la salud y la seguridad en el trabajo.

La situación actual en lo referente a OSH es que todas las Pymes en Europa tienen que obedecer las derivadas nacionales de la Directiva de Base Europea (89/391/EEG) y de sus veintitrés pautas de aplicación. Debido a que hay muchas más reglas a seguir, esto se entiende por las Pymes como una carga administrativa enorme. Una obligación según la Directiva Europea es el inventario del riesgo que las empresas deben realizar. Para las Pymes esto es un procedimiento recurrente, desperdiciador de tiempo y complejo, y que lleva solamente a la definición de riesgos, mientras que el encontrar las medidas concretas para eliminar estos riesgos requiere otro proceso de búsqueda desperdiciador de más tiempo.

Las Pymes objetivo cubren una muy amplia gama de empresas, especialmente las que trabajan en los sectores industriales representados por las Pymes de los socios dentro del consorcio de IMOSHION, tales como la construcción, la electrónica, la construcción de maquinaria, la industria del automóvil, aeroespacial, alimentaria, trabajo del metal, y fabricación de materia textil. Todos los sectores industriales están, por naturaleza, mucho más expuestos a los accidentes y riesgos.

El impacto a alcanzar abarca el uso real de las nuevas herramientas tecnológicas para OSH, el incremento de la conciencia en OSH, la reducción de los accidentes y las enfermedades profesionales, y el aumento de la productividad de las Pymes europeas.

pixelstats trackingpixel